EL PERRO
Mundo Temático Cultural



Enfermedades del perro>PARASITOS GASTROINTESTINALES

TENIASIS

Taenia pisiformis. Tiene como hospedante intermedio al conejo o la liebre, los que se infectan; ingiriendo hierbas o heno contaminado por huevos de tenia (oncosferas). Las oncosferas, después de llegar al hospedante (conejo), se encierran pasando del sistema portal al hígado, para después llegar a la cavidad abdominal, desarrollándose como larvas cisticercos (Cysticercus pisiformis). El perro, hospedante definitivo, se infecta comiendo vísceras de conejo o liebre parasitados de cisticercos. Parece ser que los perros de caza son más frecuentemente parasitados. La Taenia pisiformis tiene una longitud de 0,5 a 2 metros, y se localiza en el intestino delgado.


Teaenia hydatigena. Es un céstodo extendido por toda Europa. Tiene una longitud de 0,75 a 5 metros. Además del perro, el hospedante definitivo puede ser el zorro. Normalmente, los hospedates intermedios son los bóvidos y los suidos, los que se contagian en los pastizales donde existen huevos de T. hydatigena. En los hospedantes intermedios, del estadio larval toma el nombre cisticerco (Cysticercus tenicollis). Este puede localizarse en la cavidad abdominal, en la serosa del peritoneo o en la superficie del hígado.
El perro se infecta comiendo restos de la matanza que contienen larvas de cisticerco.
Echinococcus granulosus. Es un parásito céstodo, difundido en casi todas las regiones de la Tierra. Vive en el perro, coyote, dingo, chacal y lobo, como hospedantes definitivos, alcanzando una longitud de 0,3 a 0,7 cm. El hospedante intermedio, comprendido el hombre, pueden ser los ovinos, bóvidos, suidos, équidos y varios mamíferos domésticos. En ellos, la forma larval o quistes hidatígenos, se localiza en los pulmones, hígado, cerebro, instituyendo una amenaza para su salud. El perro se contagia ingiriendo órganos que contienen quistes hidatígenos. Hay una mayor incidencia en los perros de pastor, donde se evidencia una enteritis catarral. El diagnóstico del laboratorio, aplicado especialmente al hombre (hospedan e intermedio) sospechoso de hidatidosis, está basado en métodos serológicos e instrumentales. Las primeras son la intradermoreacción de Casoni, la reacción de fijación del complemento, la aglutinación del látex, hemoaglutinación indirecta (IHA), el test Elisa y la inmunofluorescencia. Las segundas consisten en los exámenes radiográficos, ecotomográficos, etcétera.
Terapia. La terapia capaz de eliminar la Echinoocus granulosus del intestino del perro está basada en el uso de bromhidrato de arecolina o de mebendazol.
Profilaxis. Debe procederse a la realización de una educación sanitaria en las zonas de mayor incidencia. Es preciso destruir las vísceras de bóvidos y ovinos infectados de quistes hidatígenos, desinfección de los perros y reducción de
los animales vagabundos.
Tenia taeniaeformis. Céstodo del intestino del perro y del gato. Tiene una longitud emprendida entre los 15 y los 16 cm. Hospedantes intermediarios son los pequeños roedores (ratones, ratas, etc.).
Dipylidium caninum. Está considerado como un parásito cosmopolita que se encuentra comúnmente en el intestino del perro. Este céstodo tiene una longitud media de 20 cm. El hospedante intermedio es la pulga Ctenocephalides canis, C. felis. Pylux irritans, etc., y a veces el piojo. La pulga en esta larva ingiere los huevos del D. Caninum, que se desarrollan en cisticercoides. La infectación del perro se produce a través de la ingestión de la pulga parasitada. El perro infectado por D. caninum presenta, a menudo, picazón anal. En las heces del perro parasitado no siempre pueden evidenciarse los proglótidos.
Diphyllobothrium latum. Es un parásito que alcanza, en el intestino del perro, del hombre, gato y cerdo, los 8 m. de longitud. Está difundido, sobre todo, en las regiones lacustres de Europa septentrional. Los hospedantes intermedios son crustáceos de agua dulce (Cyclops strenuus, Diaptomus gracilis) que ingieren el coracidium que se ha librado del huevo. Peces como el lucio, la trucha, anguila, perca, etc., ingieren los crustáceos donde el coracidium se ha desarrollado en larva procercoide. Después, en el pez, esta larva se transforma en larva plerocercoide con localización en el hígado y los músculos del propio pez. Perro, hombre, gato, etc. se infectan ingiriendo carne de pescado parasitado, cruda o no suficientemente cocida. El parásito determina, en el perro como en el hombre, una acción degradante, además de tóxica. El diagnóstico puede realizarse a través de un análisis de las heces, que pone en evidencia huevos encerrados en quistes. El examen clínico determina adelgazamiento, anemia, a veces graves, a causa de la absorción masiva de elementos nutritivos y vitamina B, que realiza el céstodo.
Síntomas de la teniasis. Los síntomas, en el perro afectado de teniasis, son, con frecuencia, poco evidentes. En el curso de una grave infección se pueden observar: diarrea, a causa de la enteritis catarral, con presencia de sangre; aumento de la sensibilidad y de la excitabilidad, anemia, adelgazamiento y, en los casos graves, andar vacilante y picazón anal.
Diagnóstico de la teniasis. El diagnóstico no siempre es fácil y se basa en la individualización de huevos en las heces, o de proglotis en las mismas o en la zona perianal del perro.
Terapia en la teniasis. Prevé el uso de bromhidrato de arecolina, derivados fenólicos, mebendazol, praziquantel, niclosamide, clorhidrato de bunamide.
Profilaxis en la teniasis. Eliminación de los céstodos en los perros parasitados. Destrucción de las formas larvales en los hospedantes intermedios. Recogida y destrucción de las heces del perro. Estrecho control alimenticio del perro.

Mapa del sitio · Colaborar · Enlaces · Recomendar · Contactar · Condiciones · Privacidad

El perro (mtperro.com)   © Mundo Tema.  Creación y posicionamiento web iNFOR-TEL

Enlaces recomendados: Zapatos online
fp a distancia